El secretario de Estado de Seguridad Social

ha considerado hoy que corresponde a la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo llegar a un acuerdo sobre cuál ha de ser la relación entre cotización y pensión máxima. Actualmente, la relación es de un 80-20, es decir, que un trabajador que cotice por la base máxima dedica un 80% de su cotización a su propia pensión (a la contributividad) y un 20% a la pensión de otros (a la solidaridad). Quien cotice por la base máxima contribuye con un 20% más de lo que recibe, y así se financian las pensiones de los más vulnerables del sistema.