El Banco de España ha decido distribuir a las entidades un protocolo de mejora del servicio de atención a clientes

en el que insta al sector a ofrecer respuestas más ágiles, sencillas y ajustadas a las resoluciones judiciales. Los abusos bancarios condenados por la justicia han puesto en pie de guerra a los consumidores. El departamento de reclamaciones del Banco de España registró más de 40.000 quejas el año pasado, un récord histórico. Para acudir a él, sin embargo, los consumidores deben dirigirse antes al servicio de atención a clientes de las entidades, que registran ya más de un millón de quejas al año.