Los efectos del Real Decreto Ley 1/2017

de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo han sido mínimos y han dejado a todas las partes insatisfechas.Los bancos recibieron una nueva oleada de reclamaciones tras la entrada en vigor de la norma, que además les obligaba a implantar departamentos especializados de atención y mecanismos de información; los bufetes de abogados vieron cómo peligraba una lucrativa fuente de ingresos y los juzgados siguen colapsados con pleitos, porque los afectados por las cláusulas suelo no obtuvieron una respuesta satisfactoria a sus reclamaciones o no deseaban esperar más para llegar a una solución. En este contexto, los abogados han optado por una estrategia reforzada para captar y defender clientes. Algunos bufetes ponen cifras de resultados de sus reclamaciones según la tipología: un 13% de los clientes llegan a acuerdo con su banco sin ir a juicio, mientras que en los tribunales ganan el 97% de los casos.